La temporada de ascensos debía comenzar el 1 de noviembre. Las autoridades del Parque Aconcagua informaron que este año no se permitirán expediciones a la cima de la montaña más alta de América. Es a raíz de las excepcionales condiciones por la pandemia de Covid-19. Sólo se podrán hacer trekkings por el día, sin pernocte.
Impresionante vista de la pared Sur de Aconcagua desde Plaza Francia. Con Ansilta, Cumbres y Grajales podés ganarte un trekking allí.
Una vista completa de la pared Sur de Aconcagua, tomada desde Plaza Francia.

No habrá posibilidad de ascenso a la cima de Aconcagua (6.962 m, Argentina) esta temporada 2020/2021, como consecuencia de la pandemia mundial de Covid-19 y la cuarentena que, en todo el planeta y en distintas modalidades, se lleva adelante.

Tal como se suponía, y a tan solo 10 días del supuesto comienzo de la temporada, se conoció de forma oficial la noticia. No habrá campamentos de servicios en la montaña más alta de América y el hemisferio occidental, ni tampoco la posibilidad de encarar su ascenso en forma autónoma.

Así lo decidieron las autoridades de la Dirección de Recursos Naturales de Mendoza, bajo cuya órbita se administra el Parque Provincial Aconcagua.

Su titular, Sebastián Melchor, dialogó con CUMBRES y explicó el contexto en el cual se debió tomar la antipática decisión. “En el marco de la emergencia y la situación económica del turismo como consecuencia de la pandemia, es importante el acuerdo y consenso logrado con la CAPPA, Comisión Asesora Permanente del Parque Provincial Aconcagua que incluye prestadores, ambientalistas, guías, porteadores, patrulla de rescate, guardaparques, turismo. El acuerdo fue que, en estas condiciones no era óptimo permitir el pernocte”.

Desde el helicóptero de Aconcagua, impresionante vista aérea del glaciar de los Polacos.

El funcionario explicó que en situación de pernocte a gran altura “se pueden presentar, como es habitual, casos de MAM, Mal Agudo de Montaña, cuyos síntomas, dolor de cabeza, fiebre, descompostura, pueden ser asociados a síntomas de Covid-19. Entonces, ¿cómo sabemos nosotros, a 4.500 metros, si tenemos o no Covid y qué hacer? Ante esta dicotomía, deberíamos aislar expediciones, montañistas. A esto sumamos el hecho de compartir carpas comedor, baños y cocinas”.

Por el día, sí

En relación con otras actividades que en cambio sí se permitirán en el ámbito del Parque Aconcagua esta temporada, Melchor afirmó que se dispuso habilitar trekking y senderismo sólo por el día, sin pernocte por el momento. Estarán circunscriptas a las quebradas de Horcones y Matienzo, esta última desde el año pasado dentro de los límites del área protegida.

“El Parque estará abierto desde primeros días de noviembre para todos los mendocinos y eventualmente argentinos de otras provincias” anunció a este respecto Melchor. “En acuerdo con la CAPPA, en algunos senderos no será obligatoria la guiada, pero en otros, de mayor dificultad, será obligatorio ir con guía”, señaló. Y remarcó que todo se decidió en consenso con los sectores involucrados.

La ruta conocida como 360º hacia la cumbre de Aconcagua.
La ruta conocida como 360º hacia la cumbre de Aconcagua.

El acceso en estos casos será con turno previo y de forma cupificada, con horarios determinados de ingreso y egreso. Además, controles continuos de guardaparques y médicos en la entrada de las quebradas de Matienzo y Horcones.

“Más adelante, a partir de las condiciones sanitarias, el comportamiento ejemplar de los visitantes, etc., veremos la posibilidad de ampliar” dijo luego. No descartó el pernocte en los primeros meses del año que viene, sobre el fin de la temporada.

Los servicios

En cuanto a los servicios de guardaparques, médicos, patrulla de rescate y helicóptero que cada temporada trabajan en Aconcagua, Melchor refirió que este año no habrá helicóptero, porque no habrá ascensos. Y que se está coordinando con la Patrulla de Rescate la particular modalidad de trabajo esta temporada, al igual que con el servicio médico.

Las decisiones tomadas por el Gobierno de Mendoza encuentran antecedente en la opinión de la CAPPA. En agosto pasado, la Comisión recomendó, por mayoría, “la no habilitación de las actividades con pernocte en el área protegida”.

En tanto, para la práctica de otras actividades en el Parque que no impliquen pernocte, sugirió “analizar de acuerdo a la evolución de la situación sanitaria y a las condiciones que rigen el ASPO, la factibilidad o no para la práctica de otras actividades recreativas sin pernocte”.

Otras áreas protegidas

En relación con las 19 áreas protegidas de la provincia de Mendoza, 13 de las cuales se encuentran en zona de media y alta montaña, Sebastián Melchor informó que se encuentran trabajando a contrarreloj, junto con el Ministerio de Turismo y los municipios, para ir abriendo cada una de las áreas a partir de las primeras semanas de noviembre.

“Los mendocinos van a poder disfrutar de sus áreas protegidas, cumpliendo protocolos y con la nueva modalidad que estamos implementando. En las próximas semanas iremos informando los detalles”.

Finalmente aclaró que todo está sujeto a las condiciones generales sanitarias de la provincia y el país que pueden modificarse conforme avance la temporada: “Nada está fuera de la emergencia en la que estamos. Como lo planteó el Gobernador, es falsa la dicotomía entre actividad económica y salud, hay que compatibilizar. En este contexto iremos abriendo o restringiendo las actividades”.