Un mes completo le demandó al equipo liderado por Leo Houlding abrir una nueva vía de escalada en la impresionante pared vertical de 600 metros del emblemático monte Roraima. De los 8 escaladores, 2 eran guías indígenas locales, los primeros de su etnia en llegar a la cima.

Anna Taylor y Leo Houlding en la pared del Roraima. Ph Coldhouse & Berghaus
Anna Taylor y Leo Houlding en la pared del Roraima. Ph Coldhouse & Berghaus

Leo Houlding lideró un equipo que completó con éxito una nueva ruta de escalada libre en el gran muro de la selva amazónica, en el monte Roraima, en la triple frontera de Brasil, Venezuela y Guyana.

El grupo, integrado por seis escaladores británicos, Anna Taylor, de 21 años, en su primera expedición a un gran muro, Waldo Etherington, Wilson Cutbirth, Dan Howard y Matt Pycroft y dos guías locales, Edward y Troy, abrió una nueva vía de escalada en los 600 metros de la Proa de Roraima.

El Roraima es un tepui de 2.810 metros en la frontera entre Brasil, Venezuela y Guyana, en lo profundo de la selva amazónica. El lugar inspiró el clásico de ficción de Arthur Conan Doyle “The Lost World” y más recientemente la película animada de Pixar “Up”.

Después de la llegada a Sudamérica y la complicada caída de equipo desde paracaídas cerca de la base de Roraima, el equipo completó un trekking de 53 km a través de la selva virgen y sin seguimiento, antes de comenzar su intento en la pared.

Solo llegar a la base de la proa implicaba una verdadera lucha de árboles caídos, pantanos, serpientes venenosas, tarántulas y escorpiones.

La pared vertical del Roraima tiene algo más de 600 metros. Ph Coldhouse & Berghaus
La pared vertical del Roraima tiene algo más de 600 metros. Ph Coldhouse & Berghause.

Una vez en la pared, los escaladores liderados por Leo Houlding pernoctaron en plataformas colgantes a cientos de metros sobre la selva. Mientras, el clima tropical castigaba constantemente con fuertes lluvias.

El sueño de Leo Houlding

La ruta por el muro en sí fue extremadamente desafiante, con los escaladores principales Leo, Anna y Wilson cada uno haciendo turnos para forjar la ruta libre, su objetivo principal.

A pesar de que el clima empeoró, el equipo finalmente completó la ruta trazada. Un logro que incluyó a los locales Edward y Troy en la cima, primeros amerindios en la cumbre de Roraima.

Leo, Wilson y Waldo alcanzaron la cima el 2 de diciembre alrededor de las 16:20. Tuvieron que trepar rocas muy húmedas y con vegetación después de la escalada principal. Las condiciones climáticas acompañaron. Descansaron un rato en la cumbre, pero el trabajo estaba lejos de terminar, pues tenían que llevar al equipo completo a la cima.

Fueron varias las noches que el equipo de Leo Houlding pasó en el vivac colgante. Ph Coldhouse & Berghaus
Fueron varias las noches que el equipo de Leo Houlding pasó en el vivac colgante. Ph Coldhouse & Berghaus

Todo el día 3 lo pasaron subiendo cuerdas y equipo a la cumbre, bajo una intensa lluvia. El resto del equipo intentaba protegerse en la repisa.

Cumbre y vuelo

El 4 de diciembre fue el gran día. Anna se dirigió a la cumbre a primera hora, seguida de cerca por Edward y Troy, vigilados por Waldo. Dan se unió a estos cuatro para documentar todo. Los cinco llegaron a la cumbre mientras los otros tres desarmaban el campamento colgante.

Al atardecer y bajo una niebla espesa, casi a ciegas llegaron a las tiendas ya instaladas en la cima. Una buena cena de alimentos liofilizados el equipo de ocho, por última vez. Mousse de chocolate y café con ron fue la recompensa de la cumbre. Un trabajo bien hecho y una noche bien disfrutada.

A la mañana siguiente, la niebla y la neblina continuaron, mala noticia para volar en helicóptero. Como por arte de magia, las nubes se separaron en el momento perfecto para permitir el aterrizaje. Fotos en la cumbre y a volar lejos, por encima de cascadas, jungla y esa proa que tanto soñaron.

El logro en Roraima

En redes sociales, un emocionado Leo Houlding comentó que “viajar por este paisaje y subir la Proa del Monte Roraima con nuestros amigos amerindios fue una alegría única y profunda. Durante siglos, sus antepasados ​​contaron historias de la «Madre de las Grandes Aguas». Y allí estaban, en la cima con sus nuevos amigos. Ocho iguales compartiendo un viaje a través de este ambiente sensacional”.

Nubes, niebla y neblina, constantes en el monte Roraima. Ph Coldhouse & Berghaus
Nubes, niebla y neblina, constantes en el monte Roraima. Ph Coldhouse & Berghaus

En tanto, para Anna Taylor fue “un mes salvaje con altibajos: tormentas locas, arañas, serpientes, escorpiones. Cascadas, ascensiones interminables, toboganes verticales de barro, pantanos. Bosques de limo, cruces de ríos, innumerables cortes y contusiones. Mucho sufrimiento, bolsas de exposición, y algunos campos de escalada bastante sorprendentes. En general, ha sido la experiencia más increíble de mi vida”.

Matt Pycroft, de Coldhouse Collective, quien fotografió, filmó y documentó el progreso de la expedición, señaló que “la ruta aún no ha recibido un nombre o calificación formal. Pero Leo mencionó que las calificaciones pueden ser engañosas en rutas como ésta. Escalar el E6 en el Lake District en un día de verano es bien diferente a observar rocas sueltas sin escalar en un vuelo en helicóptero de dos horas desde la ciudad más cercana».

«Lo que sí tenemos es una nueva ruta de escalada libre por la Proa del Roraima. El objetivo de Leo es llegar a la cima, por supuesto, pero el sueño es escalar estas líneas libremente. Es la primera vez que una ruta se ha liberado completamente en una de estas expediciones importantes. La magnitud de esto no puede ser exagerada. Es un testimonio de la meticulosa planificación, liderazgo y talento de Leo como aventurero y escalador”.

La expedición a Roraima de Leo Houlding fue apoyada por la firma Berghaus.

Fotos: Coldhouse & Berghaus