Las cinco andinistas bolivianas vienen a Aconcagua a cumplir su sueño. Este martes llegarían casi a 6 mil metros.

“Están súper, van todas muy contentas”. Así, con ese entusiasmo califican desde el equipo logístico que las acompañan el andar de Lidia Huayllas Estrada, Dora Magueño Machaca, Ana Lía Gonzáles Magueño, Cecilia Llusco Alaña y Elena Quispe Tincutas, las cinco Cholitas Escaladoras de Bolivia que buscan por estos días la cumbre del Aconcagua (6.962 m) el pico más alto de América y del hemisferio occidental.

Las Cholitas Escaladoras con el cronista de CUMBRES en el CB de Plaza de Mulas.
Las Cholitas Escaladoras con el cronista de CUMBRES en el CB de Plaza de Mulas.

Las Cholitas, habitantes y trabajadoras en el Huayna Potosí de Bolivia, arribaron al campo base de Plaza de Mulas (4.300 m) el pasado 11 de enero, y desde entonces ocuparon su tiempo en descanso, aclimatación y porteos en busca de la cima.

El sábado arribaron a Plaza Canadá (5.050 m), el domingo a Nido de Cóndores (5.580 m) donde permanecieron hasta este martes, jornada que la ocuparán para llegar al campo de altura Cólera (5.970 m), donde aguardarán la ventana meteorológica que les permita la tan ansiada cumbre.

Semanas atrás la ciudad de Mendoza las recibió “con mucho sol y calor”. En Plaza de Mulas, donde hallaron “muy diferente el lugar, la misma altura, pero muy distinto, todo nuevo para nosotras” dialogaron con CUMBRES y coincidieron en la idea de que venir a Aconcagua es “cumplir el sueño”. Cuando empezaron a escalar en Bolivia el objetivo eran las 8 montañas de más de 6 mil de su país: Sajama, Huayna Potosí, Parinacota, Illimani, Acotango, Pomarape… “cuando llegamos a la sexta dijimos por qué no ir a Aconcagua, soñábamos pero no había una posibilidad porque nos decían que cuesta mucho dinero. Con la ayuda de los amigos hemos conseguido venir acá y hacer el sueño realidad”. Las 5 mujeres confiaron que en lo próximo que piensan es nada menos que Everest: “Veremos, es el próximo sueño”.

Encuentran enormes las distancias en Argentina: “En Bolivia no es mucha la distancia, es más accesible para nosotras. Acá después de tantos días recién llegamos al campo base (risas). Venimos a paso lento y tranquilo. Decimos ¿podremos? Pero queremos hacerlo, no queremos irnos sin lograrlo. Querer es poder”.

Los guías locales Paula Celso y Niko Agüero asisten a las Cholitas para cumplir con su sueño de Aconcagua.